Residencial Golf y Mar




La parcela era muy ajustada y con bastante pendiente para emplazar los edificios paralelos así que se ubicaron diagonales creando ángulos entre ellos y girando entorno a la piscina y jardín como espacio central. Ello posibilita nuevas perspectivas hacia las mejores vistas y que ningún edificio "mire" hacia la espalda de otros, como suele ocurrir en los emplazamientos tradicionales. Muy gratificantes los espacios resultantes entre los edificios que se utilizaron a modo de atrios y plazas "casi privadas".